Tag Archives: trabajadoras sexuales

Sex workers are part of the solution

Argentinian sex worker activist receives standing ovation for speech at World AIDS Conference, Mexico.

Elena Reynaga finishing her speech in Mexico this week

Elena Reynaga finishing her speech in Mexico this week

We don’t want to sew, we don’t want to knit, we don’t want to cook. We want better work conditions.

We want sex work to be recognised as ‘work’.

We want to be free to do, free to make mistakes and free to learn.

Free to decide what we, as sex workers, need.

Free from repression – this is the best way to build an effective response to the HIV/AIDS epidemic.

Sex workers are not the problem; we are part of the solution’

(Elena Reynaga, Mexico, 2008)

Elena’s voice cracked with emotion as she spoke the last few words of the speech that left both her and the 10,000 attendees emotional at the XVII International AIDS Conference in Mexico this week. Many in the audience cried while the gave her a standing ovation. The moment was tense, as a small group with placards attempted to boycott the speech by the Argentinian sex workers’ rights, but were unable to do so.

While others talked statistics and wore grey suits, Elena Reynaga walked on stage in a pink t-shirt emblazoned with the word ‘Somos Parte de la Solucion’ (We are part of the solution). She began her speech as the first sex worker to speak at a Plenary session in fourteen years at the seventeen year old global conference on AIDS. She ended it having reinforced her position a leading voice on HIV prevention, as a hero of the sex workers’ rights movement and having converted into a public figure in her home Argentina, emblazoned the next morning across all of the most important national newspapers.

Drawing on experiences of sex workers across the world, in India, Cambodia and Africa, as well as in Latin America, she emphasised the important relationship between sex workers’ human rights, poverty and HIV prevalence. In particular, the link between the criminalisation of sex work and the violation of sex workers rights, and its contribution to the prevalency of HIV/AIDS.

“Some may say, sex work is not decent. We reply, indecent are the conditions in which we work”.

Calling for the recognition of sex work as a form of labour equal to any other, Reynaga raised frightening statistics on the consequences of failing to recognise sex work as work. 34 sex workers have been killed in Latin America in the last ten months alone. All with complete impunity. In Bolivia sex workers were public lynched earlier this year and in Congo and Cambodia there is evidence of systematic rape of sex workers by security forces.

In contrast to this disturbing picture of the violation of sex workers rights, Reynaga also outlined the successes of the sex workers rights movement. In particular, the speech critiqued the use of funds around sex work, calling for international donors including the UN, to stop imposing their own agendas and ideologies. Instead she demanded that sex workers be given the autonomy to managing their own funds and resources.

Today, in front of the whole world, we stand and say: we, sex workers, will no longer hang our heads in shame”.

The speech was historic in placing sex workers as agents not only in HIV prevention, but also in defining their own realities and articulating their own needs and desires.

Elena Reynaga is General Secretary of AMMAR, the Female Sex Workers’ Trade Union of Argentina and President of RedTraSex, the Latin American and Caribbean network of sex workers’ organisations.

Las trabajadoras sexuales como agentes de cambio en Argentina

A pesar de la violencia y la marginación, las trabajadoras sexuales en Argentina se destacan en el camino de la prevención de VIH/SIDA.

El 12 de Abril del 2008, Carlos García fue condenado por el crimen de Andrea Rosa Machado en Córdoba, Argentina. La sentencia del caso fue (una decisión) histórica, porque fue la primera vez que una persona resultó condenada por el crimen de una trabajadora sexual en este país de América Latina. El juez lo había absuelto en 2005 durante su primero juicio, debido a ‘falta de evidencia’, a pesar del hecho DE que la policía descubriera el cuerpo de la mujer enterrado debajo del patio de la casa del acusado.

La corrupción en todo el sistema legal y el estigma del trabajo sexual implican que la violencia contra las trabajadoras sexuales raramente se tome en serio. Frecuentemente la violencia comienza con la policía, que obtiene coimas y lleva presas a las mujeres hasta por veintiún días. Cuando Mirta, la hermana de rosa, denunció su desaparición y le comunicó a la policía que sospechaba que había sido asesinada, nadie le escuchó. Fue solo después de que AMMAR adoptara la causa que empezaron a prestar atención al caso.

AMMAR es la Asociación de mujeres meretrices de LA Argentina, Y tiene más de 3800 afiliadas a lo largo del país. AMMAR ofrece clases de empoderamiento, capitación, sensibilización de género, micro-emprendimientos y servicios de salud y educación. Elena Reynaga, la Secretaria General, dice que estas actividades son importantes para ‘sacarle a las compañeras toda la culpa que nos metieron en la cabeza: que eres mala, pecadora, sucia, drogadicta, bueno, todos los descalificativos; es importante trabajar con las compañeras, elevarla y decirle que es tan digna como una ginecóloga, como una socióloga’. Además de programas sociales, educativos y políticos, estas mujeres están revolucionando los enfoques DE LOS PROGRAMAS de prevención de HIV/SIDA.

Las trabajadoras sexuales están mejor posicionadas que la mayoría para entender la importancia del sexo seguro. Pueden acceder a sectores de difícil acceso de la población con un discurso relacionado con la práctica real del sexo. Zulema de AMMAR-Rio Negro describió la experiencia de hablar con un grupo de obreros (que estuvieron) en huelga: ‘al principio estábamos un poco nerviosas –afirma- pero después que los hombres nos hicieran preguntas y nos decían que nunca habían hablado de VIH y que no sabían que eran las ITS, estuvimos tres horas charlando’.

Enfoques como estos, que son directos y sencillos están creando un diálogo más abierto para tratar sobre temas sensibles respecto del sexo, aún en el contexto de una iglesia católica conservadora y poderosa que promueve la abstención como la única forma de protección. Las Trabajadoras sexuales tienen crecimiento práctica. Que puede desarrollar y articular modelos pragmáticos para la negociación del uso de preservativos entre personas de todos los sectores de la sociedad.

AMMAR es una entre otras organizaciones en todas partes del mundo que están transformando no solo la prevención del VIH/SIDA sino también sus realidades como grupo estigmizado y excluido. En Brasil, diversos oficios han citado colaboración con organizaciones de trabajadoras sexuales como clave para lograr la disminución de la cifra de mortalidad A causa del sida en el país. Organizaciones similares desde Costa Rica, Colombia y Perú hasta Camboya, India y Sudáfrica, además de muchas otras en el Estados Unidos y el Oeste de Europa se están organizando por temas vinculados al trabajo sexual y se están convirtiendo en agentes fundamentales en la prevención del HIV/SIDA.

Además de servicios al público en general, AMMAR provee servicios especiales a las trabajadoras sexuales. Con contribuciones estatales y municipales, voluntarias de AMMAR recorren las zonas de trabajo, hablando con mujeres sobre sus derechos, salud y distribuyendo preservativos e información.

En La Plata, AMMAR fundó el Centro de Salud ‘Sandra Cabrera’. Es una iniciativa colectiva junto con la CTA (organización paraguas a la que AMMAR está afiliada) y el Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires. Se creó un espacio para las trabajadoras sexuales en donde estas pueden realizar todas las necesidades. De salud, además de otras necesidades personales. Apoyado por fondos del Fondo Global contra SIDA, Tuberculosis y Malaria, el centro atiende a mil mujeres por mes y está abierta también al público en general.

Ahora los gobiernos federales y municipales dependen de las activistas de AMMAR para diseñar e implementar políticas de prevención de HIV/SIDA y otros servicios de salud sexual y reproductiva. Pero este trabajo es peligroso. Todavía hoy la policía detiene mujeres que están trabajando en la calle en la mayoría de las provincias de Argentina. En la provincia de Jujuy, la policía hace blanco de las trabajadoras conocidas como activistas. Casos de delitos relacionados con trabajadoras sexuales raras veces llegan A juicio y la policía ha estado implicada en la muerte de trabajadoras sexuales, incluido el asesinato de Sandra Cabrera, Secretaria General de Rosario, ocurrió el 27 de enero del 2004. A pesar de los riesgos, su trabajo está cambiando la realidad en la lucha contra el VIH/SIDA, y está creando formas de diálogos más abiertos y más creativos. Con (un sentido de) orgullo en su voz, Elena demuestra que la participación en la organización puede cambiar las experiencias personales también, y (como me) cuenta que más allá del estigma, ahora cuando gente la cruza por la calle le dice, ay, yo te vi en la tele, qué valiente que sos, las cosas que decís’.